Perú es un imán para los turistas de todo el mundo. Su cultura gastronómica reconocida a nivel global, la historia milenaria de su civilización y la amabilidad de su gente hacen de este destino uno de los más buscados en cuanto a visitar América Latina se refiere.

Una opción para los viajeros que no desean sólo fotografiarse en los monumentos y paisajes sino vivir la cultura desde adentro son los hostels.

Los hostels no son sólo lugares para pasar la noche, luego de un largo paseo por la ciudad. En los hostels se hacen amistades, se crean alianzas laborales, se encuentra quizás el amor y mucho más.

Una experiencia completa

Todas las comodidades y actividades que se encuentran en estos albergues están hechas con el propósito de “hacer comunidad”. Los servicios que ofrecen los hostels de Perú son muy variados y la lista es larga, aquí se destacan algunas actividades que hacen que los hostels locales tengan calidad y sean destacados en páginas como: hostelworld.com.

  • Su variedad de opciones de alojamiento: Bien sea en habitación individual o compartida, la capacidad de camas es amplia en estos albergues. Destaca el servicio y limpieza de las mismas ya que el personal se esmera y el visitante debe firmar un compromiso de mantener el orden y la limpieza durante su estadía.
  • Actividades al aire libre: Aprovechando la costa, los hostels en Lima cuentan con clases de surf (la actividad favorita de muchos), paseos turísticos a pie o en bicicleta, y los que deseen pueden anotarse en las carreras matutinas por la zona comercial de Miraflores.
  • La decoración de sus espacios: La mezcla de razas ha hecho de Perú una cultura rica y variada en lo que al arte se refiere. Las áreas comunes son únicas, bellas y acogedoras. En las paredes se pueden ver muestras de arte urbano, plantas, cuadros, fotografías e incluso áreas con objetos que dejan de recuerdo, como agradecimiento, por la atención brindada.